Archivo mensual: octubre 2019

21 días para tu victoria – Día 4

MQO Logo 3

21 días para tu victoria – Día 4

Hola! Cómo estas? Estos días han sido muy movilizantes si has ido leyendo los capítulos de la Biblia que el Señor nos iba marcando.

Vuelvo a recordarte: “Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas.” Isaías 54:2-3

También lo que nos dijo el profeta Daniel 10:11-13: “Y me dijo: Daniel, varón muy amado, está atento a las palabras que te hablaré, y ponte en pie; porque a ti he sido enviado ahora. Mientras hablaba esto conmigo, me puse en pie temblando. Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.”

Y así como el Señor nos llevó a meditar en Daniel 9&10 y ayer en Esdras 9&10, hoy nos lleva a meternos un poco más adentro del pensamiento de Dios para nosotros, hoy el Señor mismo nos invita a leer y meditar, y a actuar en consecuencia, en referencia a Nehemías 9&10. El título del capítulo 9 de Nehemías nos dice: ‘Esdras confiesa los pecados de Israel’ pero no pienses que es una repetición de lo que leímos ayer sino una continuación de lo que ocurrido pues nos dice el v.2 “Y ya se había apartado la descendencia de Israel de todos los extranjeros”.

Así como la salvación es un hecho puntual, en un momento reconocemos a Jesucristo como nuestro Salvador personal, la santificación posicionalmente se realiza en ese momento pues somos justificados por apropiarnos de la obra redentora de Cristo, luego le sigue un proceso de santificación que dura toda la vida. Qué significa esto? Que durante toda la vida, debido a nuestra naturaleza pecaminosa, vamos a ir pecando por lo cual tenemos que presentarnos ante Dios y pedirle perdón por nuestros pecados y que Él nos perdone. Nos dice 1 Juan 1:9: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Esto no tiene que ver con nuestra salvación sino con el perdón de nuestros pecados en el andar diario del creyente en este mundo.

El pasaje de ayer de Esdras 9&10 nos muestra una decisión clave que tenían que tomar el pueblo de Israel, obedecer a Dios y sus mandamientos. El pueblo decide obedecer a Dios y apartarse de los pueblos de la tierra y ahora en Nehemías 9&10 nos cuenta lo que siguio después.

Te voy a copiar Nehemías 9 para que puedas tener presente lo que nos dice la Biblia-aunque sea un pasaje largo, por favor léelo, orando para que el Espíritu Santo pueda hablarte personalmente:

El día veinticuatro del mismo mes se reunieron los hijos de Israel en ayuno, y con cilicio y tierra sobre sí.

2 Y ya se había apartado la descendencia de Israel de todos los extranjeros; y estando en pie, confesaron sus pecados, y las iniquidades de sus padres.

3 Y puestos de pie en su lugar, leyeron el libro de la ley de Jehová su Dios la cuarta parte del día, y la cuarta parte confesaron sus pecados y adoraron a Jehová su Dios.

4 Luego se levantaron sobre la grada de los levitas, Jesúa, Bani, Cadmiel, Sebanías, Buni, Serebías, Bani y Quenani, y clamaron en voz alta a Jehová su Dios.

5 Y dijeron los levitas Jesúa, Cadmiel, Bani, Hasabnías, Serebías, Hodías, Sebanías y Petaías: Levantaos, bendecid a Jehová vuestro Dios desde la eternidad hasta la eternidad; y bendígase el nombre tuyo, glorioso y alto sobre toda bendición y alabanza.

6 Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran.

7 Tú eres, oh Jehová, el Dios que escogiste a Abram, y lo sacaste de Ur de los caldeos, y le pusiste el nombre Abraham;

8 y hallaste fiel su corazón delante de ti, e hiciste pacto con él para darle la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del jebuseo y del gergeseo, para darla a su descendencia; y cumpliste tu palabra, porque eres justo.

9 Y miraste la aflicción de nuestros padres en Egipto, y oíste el clamor de ellos en el Mar Rojo;

10 e hiciste señales y maravillas contra Faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra, porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande, como en este día.

11 Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; y a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas.

12 Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.

13 Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos,

14 y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la ley.

15 Les diste pan del cielo en su hambre, y en su sed les sacaste aguas de la peña;y les dijiste que entrasen a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías.

16 Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz, y no escucharon tus mandamientos.

17 No quisieron oír, ni se acordaron de tus maravillas que habías hecho con ellos; antes endurecieron su cerviz, y en su rebelión pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre. Pero tú eres Dios que perdonas, clemente y piadoso, tardo para la ira, y grande en misericordia, porque no los abandonaste.

18 Además, cuando hicieron para sí becerro de fundición y dijeron: Este es tu Dios que te hizo subir de Egipto; y cometieron grandes abominaciones,

19 tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto. La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni de noche la columna de fuego, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.

20 Y enviaste tu buen Espíritu para enseñarles, y no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed.

21 Los sustentaste cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies.

22 Y les diste reinos y pueblos, y los repartiste por distritos; y poseyeron la tierra de Sehón, la tierra del rey de Hesbón, y la tierra de Og rey de Basán.

23 Multiplicaste sus hijos como las estrellas del cielo, y los llevaste a la tierra de la cual habías dicho a sus padres que habían de entrar a poseerla.

24 Y los hijos vinieron y poseyeron la tierra, y humillaste delante de ellos a los moradores del país, a los cananeos, los cuales entregaste en su mano, y a sus reyes, y a los pueblos de la tierra, para que hiciesen de ellos como quisieran.

25 Y tomaron ciudades fortificadas y tierra fértil, y heredaron casas llenas de todo bien, cisternas hechas, viñas y olivares, y muchos árboles frutales; comieron, se saciaron, y se deleitaron en tu gran bondad.

26 Pero te provocaron a ira, y se rebelaron contra ti, y echaron tu ley tras sus espaldas, y mataron a tus profetas que protestaban contra ellos para convertirlos a ti, e hicieron grandes abominaciones.

27 Entonces los entregaste en mano de sus enemigos, los cuales los afligieron. Pero en el tiempo de su tribulación clamaron a ti, y tú desde los cielos los oíste; y según tu gran misericordia les enviaste libertadores para que los salvasen de mano de sus enemigos.

28 Pero una vez que tenían paz, volvían a hacer lo malo delante de ti, por lo cual los abandonaste en mano de sus enemigos que los dominaron; pero volvían y clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías y según tus misericordias muchas veces los libraste.

29 Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos, sino que pecaron contra tus juicios, los cuales si el hombre hiciere, en ellos vivirá; se rebelaron, endurecieron su cerviz, y no escucharon.

30 Les soportaste por muchos años, y les testificaste con tu Espíritu por medio de tus profetas, pero no escucharon; por lo cual los entregaste en mano de los pueblos de la tierra.

31 Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso.

32 Ahora pues, Dios nuestro, Dios grande, fuerte, temible, que guardas el pacto y la misericordia, no sea tenido en poco delante de ti todo el sufrimiento que ha alcanzado a nuestros reyes, a nuestros príncipes, a nuestros sacerdotes, a nuestros profetas, a nuestros padres y a todo tu pueblo, desde los días de los reyes de Asiria hasta este día.

33 Pero tú eres justo en todo lo que ha venido sobre nosotros; porque rectamente has hecho, mas nosotros hemos hecho lo malo.

34 Nuestros reyes, nuestros príncipes, nuestros sacerdotes y nuestros padres no pusieron por obra tu ley, ni atendieron a tus mandamientos y a tus testimonios con que les amonestabas.

35 Y ellos en su reino y en tu mucho bien que les diste, y en la tierra espaciosa y fértil que entregaste delante de ellos, no te sirvieron, ni se convirtieron de sus malas obras.

36 He aquí que hoy somos siervos; henos aquí, siervos en la tierra que diste a nuestros padres para que comiesen su fruto y su bien.

37 Y se multiplica su fruto para los reyes que has puesto sobre nosotros por nuestros pecados, quienes se enseñorean sobre nuestros cuerpos, y sobre nuestros ganados, conforme a su voluntad, y estamos en grande angustia.

Pacto del pueblo, de guardar la ley

38 A causa, pues, de todo esto, nosotros hacemos fiel promesa, y la escribimos, firmada por nuestros príncipes, por nuestros levitas y por nuestros sacerdotes.

Es impactante, un momento de decisión congregaciones, nacional, familiar y personal. Vas a ir leyendo al final del capítulo 9 y durante todo el 10 que fue algo personal, nos da los nombres por familias para que puedan identificarse fácilmente de quienes estábamos hablando.

Nos habla que durante 1/4 del día, es decir 6 horas del día, leyeron el libro de la ley de Jehová-leyeron la Biblia y la otra 1/4 parte del día (es decir, otras 6 horas) confesaron sus pecados y adoraron a Jehová su Dios.

Estamos en 21 días de guerra espiritual para poder alcanzar la victoria de Cristo en nuestras vidas y en nuestras familias. La vida diaria tal vez no nos permita dedicar esas horas a la lectura de la Biblia, la oración, la confesión de pecados y la adoración a Dios, pero coincidirás conmigo que podemos hacer mas de lo que venimos haciendo. Estos 21 días te animo, te invito, te exhorto de parte del Señor que lo busques como nunca antes y te animes a creer por mas. Ya sabemos que Él nos oye, y nos responde. Hoy nos toca a nosotros seguir avanzando en la profundidad de nuestra relación con nuestro Padre Celestial.

Tal vez todavía te preguntes que tiene que ver esto con la guerra espiritual? Necesitamos estar limpios de todo pecado para que el enemigo no tenga ocasión contra nosotros, y necesitamos acercarnos mas a nuestro Padre Celestial para que Él nos hable, nos instruya, nos guíe y nos lleve a nuestra tierra de victoria.

Se que el texto ha sido largo, pero te pido que si lo leíste hasta aquí que me dejes saber y que sos una mas que me acompaña en este caminar juntas durante 21 días hasta alcanzar nuestra victoria. Es un proceso y el Señor está con nosotras !

Dios te bendiga querida Mamá que Oras, hay esperanza para vos y para tu familia. Dios mismo te está llamando a mayor intimidad con El y con Su Palabra. La invitación está en pie, vas a la cita de amor?

Bendiciones y cariños, Ale
Pastora Lic. Alejandra Zangaro
www.mamasqueoran.com
mamas@cvclavoz.com
Facebook: Mamas que Oran (Grupo) – Asegurate que esta bajo mi nombre, Alejandra Zangaro Sigue leyendo

Publicado en Uncategorized | 8 comentarios

Palabra profética del Señor para las Mamás que Oran: 21 días para tu victoria – Día 3

MQO Logo 3

Palabra profética del Señor para las Mamás que Oran: 21 días para tu victoria – Día 3

Seguro que algunas mamás se preguntaran por qué si nos vamos metiendo a la guerra espiritual estamos hablando acerca del arrepentimiento y apartarnos del pecado. Para ir a la guerra espiritual, hay que ir preparados y limpios de todo pecado de modo que el enemigo no tenga ocasión contra nosotros.

El Señor ha ganado la guerra, El mismo nos ha garantizado la victoria pero … nosotros tenemos que hacer nuestra parte … ir a la guerra, e ir preparados, y escuchar Sus instrucciones y obedecer en fe avanzando de acuerdo a la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Nos dice Hebreos 12: 1-2: Puestos los ojos en Jesús-Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.”

En la Biblia hay 3 capítulos #9 que hablan de oraciones congregaciones, nacionales y yo también digo familiares e individuales. De nada nos sirve echarle la culpa al abuelo, a la mamá, al tío o al otro fulano, hoy Dios quiere tratar con nosotros individualmente y en Esdras 9 tenemos otro ejemplo que te invito puedas leer detenidamente y que te dejes ministrar directamente por el Espíritu Santo de Dios quien pueda mostrarte cuáles son los pecados de los que tienes que arrepentirte y A P A R T AR T E .

Hemos hablado de Daniel 9 y hoy compartimos Esdras 9 que dice: Oración de confesión de Esdras-Acabadas estas cosas, los príncipes vinieron a mí, diciendo: El pueblo de Israel y los sacerdotes y levitas no se han separado de los pueblos de las tierras, de los cananeos, heteos, ferezeos, jebuseos, amonitas, moabitas, egipcios y amorreos, y hacen conforme a sus abominaciones.

2 Porque han tomado de las hijas de ellos para sí y para sus hijos, y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado.

3 Cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué pelo de mi cabeza y de mi barba, y me senté angustiado en extremo.

4 Y se me juntaron todos los que temían las palabras del Dios de Israel, a causa de la prevaricación de los del cautiverio; mas yo estuve muy angustiado hasta la hora del sacrificio de la tarde.

5 Y a la hora del sacrificio de la tarde me levanté de mi aflicción, y habiendo rasgado mi vestido y mi manto, me postré de rodillas, y extendí mis manos a Jehová mi Dios,

6 y dije: Dios mío, confuso y avergonzado estoy para levantar, oh Dios mío, mi rostro a ti, porque nuestras iniquidades se han multiplicado sobre nuestra cabeza, y nuestros delitos han crecido hasta el cielo.

7 Desde los días de nuestros padres hasta este día hemos vivido en gran pecado; y por nuestras iniquidades nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes hemos sido entregados en manos de los reyes de las tierras, a espada, a cautiverio, a robo, y a vergüenza que cubre nuestro rostro, como hoy día.

8 Y ahora por un breve momento ha habido misericordia de parte de Jehová nuestro Dios, para hacer que nos quedase un remanente libre, y para darnos un lugar seguro en su santuario, a fin de alumbrar nuestro Dios nuestros ojos y darnos un poco de vida en nuestra servidumbre.

9 Porque siervos somos; mas en nuestra servidumbre no nos ha desamparado nuestro Dios, sino que inclinó sobre nosotros su misericordia delante de los reyes de Persia, para que se nos diese vida para levantar la casa de nuestro Dios y restaurar sus ruinas, y darnos protección en Judá y en Jerusalén.

10 Pero ahora, ¿qué diremos, oh Dios nuestro, después de esto? Porque nosotros hemos dejado tus mandamientos,

11 que prescribiste por medio de tus siervos los profetas, diciendo: La tierra a la cual entráis para poseerla, tierra inmunda es a causa de la inmundicia de los pueblos de aquellas regiones, por las abominaciones de que la han llenado de uno a otro extremo con su inmundicia.

12 Ahora, pues, no daréis vuestras hijas a los hijos de ellos, ni sus hijas tomaréis para vuestros hijos, ni procuraréis jamás su paz ni su prosperidad; para que seáis fuertes y comáis el bien de la tierra, y la dejéis por heredad a vuestros hijos para siempre.

13 Mas después de todo lo que nos ha sobrevenido a causa de nuestras malas obras, y a causa de nuestro gran pecado, ya que tú, Dios nuestro, no nos has castigado de acuerdo con nuestras iniquidades, y nos diste un remanente como este,

14 ¿hemos de volver a infringir tus mandamientos, y a emparentar con pueblos que cometen estas abominaciones? ¿No te indignarías contra nosotros hasta consumirnos, sin que quedara remanente ni quien escape?

15 Oh Jehová Dios de Israel, tú eres justo, puesto que hemos quedado un remanente que ha escapado, como en este día. Henos aquí delante de ti en nuestros delitos; porque no es posible estar en tu presencia a causa de esto.

El capítulo 10 de Esdras es uno de los pasajes más tristes y difíciles de la historia del pueblo de Israel, te lo dejo para que lo leas en casa y medites guiado por el Espíritu Santo.

Quiero hacer una aclaración por las dudas: Ante el eventual caso que Dios te muestre que estas en pecado y tengas que tomar decisiones drásticas, presenta la situación a tu pastor, a tu líder, no a cualquiera, sino a alguien maduro espiritualmente para que sean decisiones sabias para bendición y no para destrucción. Cuidado – ojo !!!

Me encantan las oraciones modelo del gran profeta Daniel y el gran reformador Esdras. Ellos podrían sentirse que nos les tocaba a ellos, pero hicieron lo que los grandes líderes hacen, se identificaron con su pueblo y se presentaron ante Dios con clamor y oración para pedir el perdón de los pecados cometidos esperando que Dios quien es amoroso y misericordioso, pero JUSTO, pudiera perdonarlos.

Dijo Jesús mismo: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.” Juan 8:7 así que no digamos ahhh pero era para ese pueblo en la antigüedad sino que seamos responsables de nuestras vidas y nuestras familias, arrepentimiento genuino es lo que Dios está esperando para enviarnos su respuesta desde el cielo.

21 días se interpuso el mundo espiritual del mal para detener la respuesta de Dios al profeta Daniel. Seamos humildes y tomemos ejemplo de estos grandes hombres de fe para dejar el pecado y adentrarnos en las profundidades de bendiciones que el Señor tiene preparadas para nosotros.

Hoy es el día 3 y cuento con tus oraciones a mi favor y de mi familia. Agradezco tu apoyo en oración :)

Dios te bendice,

Pra. Lic. Alejandra Zangaro
www.mamasqueoran.com
mamas@cvclavoz.com
Facebook: Mamas que Oran (Grupo) – asegurate que está bajo mi nombre, Alejandra Zangaro Sigue leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Palabra profética del Señor para las Mamás que Oran: 21 días para tu victoria – Día 2 – Estas lista para que el automóvil del Espíritu Santo pueda circular por tu vida?

Palabra profética del Señor para las Mamás que Oran: 21 días para tu victoria – Día 2 – Estas lista para que el automóvil del Espíritu Santo pueda circular por tu vida?

Hola !!! Si leíste la nota de hoy mas temprano, vas a entender el video que adjunto mucho mas fácilmente :). Es un video muy corto pero muy gráfico, es necesario que limpiemos nuestra calle – nuestra vida y hay veces que hay que destapar los desagües-espiritualmente tenemos que sacar los pecados y hábitos contrarios a la voluntad de nuestra vida para que el agua del Espíritu Santo fluya en nuestras vidas y el auto pueda circular por la calle de nuestra vida.

El video es muy cortito. Fíjate que a las 5 horas vuelve a ver si lo que había limpiado sigue limpio :)

Nos dice la Biblia: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” 1 Juan 1:9

Gracias Señor por este 2do día para la victoria !

por Pra. Lic. Alejandra Zangaro.
www.mamasqueoran.com
mamas@cvclavoz.com
Facebook: Mamas que Oran (Grupo) – asegurate que este bajo mi nombre, Alejandra Zangaro Sigue leyendo

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario