Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 3 por la Lic. Lourdes Villarroel

Jesús y Nicodemo

3 1-2 Una noche, un fariseo llamado Nicodemo, que era líder de los judíos, fue a visitar a Jesús y le dijo:

—Maestro, sabemos que Dios te ha enviado a enseñarnos, pues nadie podría hacer los milagros que tú haces si Dios no estuviera con él.

3 Jesús le dijo:

—Te aseguro que si una persona no nace de nuevo[a] no podrá ver el reino de Dios.

4 Nicodemo le preguntó:

—¿Cómo puede volver a nacer alguien que ya es viejo? ¿Acaso puede entrar otra vez en el vientre de su madre?

5 Jesús le respondió:

—Te aseguro que si uno no nace del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6 Todos nacen de padres humanos; pero los hijos de Dios sólo nacen del Espíritu. 7 No te sorprendas si te digo que hay que nacer de nuevo. 8 El viento sopla por donde quiere, y aunque oyes su sonido, no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así también sucede con todos los que nacen del Espíritu.

9 Nicodemo volvió a preguntarle:

—¿Cómo puede suceder esto?

10 Jesús le contestó:

—Tú eres un maestro famoso en Israel, y ¿no lo sabes? 11 Te aseguro que nosotros sabemos lo que decimos, porque lo hemos visto; pero ustedes no creen lo que les decimos. 12 Si no me creen cuando les hablo de las cosas de este mundo, ¿cómo me creerán si les hablo de las cosas del cielo? 13 Nadie ha subido al cielo, sino solamente el que bajó de allí, es decir, yo, el Hijo del hombre.

14 »Moisés levantó la serpiente de bronce en el desierto, y del mismo modo yo, el Hijo del hombre, tengo que ser levantado en alto, 15 para que todo el que crea en mí tenga vida eterna.

16 »Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna. 17 Porque Dios no me envió a este mundo para condenar a la gente, sino para salvarla.

18 »El que cree en mí, que soy el Hijo de Dios, no será condenado por Dios. Pero el que no cree ya ha sido condenado, precisamente por no haber creído en el Hijo único de Dios. 19 Y así es como Dios juzga: yo he venido al mundo, y soy la luz que brilla en la oscuridad, pero como la gente hacía lo malo prefirió más la oscuridad que la luz. 20 Todos los que hacen lo malo odian la luz, y no se acercan a ella, para que no se descubra lo que están haciendo. 21 Pero los que prefieren la verdad sí se acercan a la luz, pues quieren que los demás sepan que obedecen todos los mandamientos de Dios.

Jesús es la razón por la cual nuestros pecados pueden ser limpiados, pero solo una cosa nos pide: creer en Él.

Hace algunos años un joven hebrio cayó de un puente de espalda y falleció. En el lugar donde falleció sus parientes colocaron una cruz y uno de ellos un día colocó unas flores y le pidió un milagro y esta persona propagó que la persona fallecida le había cumplido y que para pedirle hay que llevar gladiolos blancos y hacer arder velas blancas para que se cumpla, lo cierto es que cada lunes y viernes hay un montón de gente pidiendo un milagro a alguien que no dio la vida por nadie, que estaba hebrio y lo más irónico es que Jesús vino a este mundo permitió que lo flagelaran, lo humillaran y lo crucificaran por salvarnos de pecado y este joven murió por estar hebrio y no hizo nada por la humanidad y ahora hay un montón de gente pidiendo sus favores, favores que satanas los cumple a cambio de su alma.

Veo con mucha tristeza que para muchas personas el sacrificio de Jesús no vale nada, piensan que dando un sacrificio a alguien podrán obtener sus favores. Cuando es tan fácil creer en Jesús y el solo nos pide que: creamos en El.

18 »El que cree en mí, que soy el Hijo de Dios, no será condenado por Dios. Pero el que no cree ya ha sido condenado.

Hasta en esto Jesús nos quiere salvar para que no seamos condenados, por que la condición para salvar nuestra alma esta en: creer en Él.

Si este devociónal fue de bendición para tu vida no olvides escribirme y compártelo  a tus amigos.

Atte.
Lourdes

ale

mamasqueoram.com 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 3 por la Lic. Lourdes Villarroel

  1. yarelis dijo:

    GRANDIOSO ESTUDIO. DE MUCHA BENDICION

    • Lourdes Villarroel dijo:

      Hola Yarelis como estas, muchas gracias por tu comentario nos alegra que este devociónal haya sido de bendición para tu vida. Un cordial saludo

Deja un comentario