Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 4 por la Lic. Lourdes Villarroel

20 Desde hace mucho tiempo mis antepasados han adorado a Dios en este cerro, pero ustedes los judíos dicen que se debe adorar a Dios en Jerusalén.

21 Jesús le contestó:

—Créeme, mujer, pronto llegará el tiempo cuando, para adorar a Dios, nadie tendrá que venir a este cerro ni ir a Jerusalén. 22 Ustedes los samaritanos no saben a quién adoran. Pero nosotros los judíos sí sabemos a quién adoramos. Porque el salvador saldrá de los judíos. 23-24 Dios es espíritu, y los que lo adoran, para que lo adoren como se debe, tienen que ser guiados por el Espíritu. Se acerca el tiempo en que los que adoran a Dios el Padre lo harán como se debe, guiados por el Espíritu, porque así es como el Padre quiere ser adorado. ¡Y ese tiempo ya ha llegado!

21 Jesús le contestó:

—Créeme, mujer, pronto llegará el tiempo cuando, para adorar a Dios, nadie tendrá que venir a este cerro ni ir a Jerusalén.

Antiguamente había una discusión de donde debían adorar a Dios, en nuestros tiempos también hay esa discusión aunque ya  no es tan pronunciado como antes.

Pero Jesús nos dio la libertad de adorar a Dios donde estemos, en la casa, en la calle mientras caminamos, en el bus mientras vamos a nuestro trabajo o en cualquier lugar.

A Dios le agrada que sus hijos lo adoren por eso no nos ha dado restricciones para que lo adoremos, solo nos pide que lo hagamos con todo el corazón y guiados por la presencia del Espíritu Santo.

Si deseas adorar a Dios por las grandes maravillas que ha hecho en tu vida, ahora tienes toda la libertad de hacerlo y ahora es un buen momento, te animo a que lo hagas.

Si este devociónal fue de bendición para ti no olvides escribirme y aun mas importante compártelo a tus amigos.

Con cariño:

Atte. Lourdes

ale

mamasqueoram.com 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario