Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 4 por la Lic. Lourdes Villarroel

25 La mujer le dijo:

—Yo sé que va a venir el Mesías, a quien también llamamos el Cristo. Cuando él venga, nos explicará todas las cosas.

26 Jesús le dijo:

—Yo soy el Mesías. Yo soy, el que habla contigo.

27 En ese momento llegaron los discípulos de Jesús, y se extrañaron de ver que hablaba con una mujer. Pero ninguno se atrevió a preguntarle qué quería, o de qué conversaba con ella.

28 La mujer dejó su cántaro, se fue al pueblo y le dijo a la gente: 29 «Vengan a ver a un hombre que sabe todo lo que he hecho en la vida. ¡Podría ser el Mesías!»

30 Entonces la gente salió del pueblo y fue a buscar a Jesús.

31 Mientras esto sucedía, los discípulos le rogaban a Jesús:

—Maestro, por favor, come algo.

32 Pero él les dijo:

—Yo tengo una comida que ustedes no conocen.

33 Los discípulos se preguntaban: «¿Será que alguien le trajo comida?» 34 Pero Jesús les dijo:

«Mi comida es obedecer a Dios, y completar el trabajo que él me envió a hacer.

35 »Después de sembrar el trigo, ustedes dicen: “Dentro de cuatro meses recogeremos la cosecha.” Fíjense bien: toda esa gente que viene es como un campo de trigo que ya está listo para la cosecha. 36 Dios premiará a los que trabajan recogiendo toda esta cosecha de gente, pues todos tendrán vida eterna. Así, el que sembró el campo y los que recojan la cosecha se alegrarán juntos. 37 Es cierto lo que dice el refrán: “Uno es el que siembra, y otro el que cosecha.” 38 Yo los envío a cosechar lo que a ustedes no les costó ningún trabajo sembrar. Otros invitaron a toda esta gente a venir, y ustedes se han beneficiado del trabajo de ellos.»

Jesús al hablar con la mujer samaritana sembró en ella la palabra y ella fue a llevar ese mensaje a mucha gente. Jesús nos da un buen ejemplo de que debemos predicar el evangelio más aún que esta sucediendo muchas cosas en nuestro planeta, como los huracanes, terremotos etc.

Hay tanta gente que está muriendo sin Cristo, es nuestra obligación predicar las buenas nuevas, la venida de nuestro Señor esta mas cerca de lo que esperamos, para ello es tiempo de que trabajemos el triple con las vidas que aún no lo han aceptado como su único y suficiente Salvador.

Si este devociónal fue de bendición para ti no olvides escribirme y aun mas importante compártelo a tus amigos.

Con cariño:
Lourdes

ale

mamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario