Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 5 por la Lic. Lourdes Villarroel

La autoridad del Hijo de Dios

19 Jesús les dijo:

«Les aseguro que yo, el Hijo de Dios, no puedo hacer nada por mi propia cuenta. Sólo hago lo que veo que hace Dios, mi Padre. 20 Él me ama y me muestra todo lo que hace. Y me mostrará cosas aun más grandes, que a ustedes los dejarán asombrados. 21 Porque así como mi Padre hace que los muertos vuelvan a vivir, así también yo le doy vida a quien quiero. 22 Y mi Padre no juzga a nadie. Es a mí, que soy su Hijo, a quien le ha dado ese poder, 23 para que todos me honren como lo honran a él. Cuando alguien no me honra, tampoco honra a mi Padre, que me envió.

24 »Les aseguro que todo el que preste atención a lo que digo, y crea en Dios, que fue quien me envió, tendrá vida eterna. Aunque antes haya vivido alejado de Dios, ya no será condenado, pues habrá recibido la vida eterna. 25 Una cosa es cierta: ahora es cuando los que viven alejados de Dios me oirán a mí, que soy su Hijo. Si me obedecen, tendrán la vida eterna. 26 Porque Dios, mi Padre, tiene el poder para dar la vida, y a mí me ha dado ese poder. 27 También me ha dado autoridad para juzgar, pues yo soy el Hijo del hombre.

28 »No se sorprendan de lo que les digo, porque va a llegar el momento en que los muertos oirán mi voz 29 y saldrán de sus tumbas. Entonces, los que hicieron lo bueno volverán a vivir, y estarán con Dios para siempre; pero los que hicieron lo malo volverán a vivir para ser castigados.

Los primeros versos habla acerca de la obediencia de Jesús y recalca que Él sólo hace la voluntad de Dios.

Realmente Jesús es un claro ejemplo de obediencia nosotros somos tan testarudos y desobedientes que siempre tratamos de hacer lo que nos gusta, lo que nos conviene, no buscamos la voluntad de Dios sino buscamos nuestra voluntad nuestra conveniencia.

En su palabra podemos encontrar gran variedad de consejos sabios, instrucciones claras de cómo manejar nuestra vida íntegramente.

Así como Jesús vivió una vida integra honesta, nosotros también podemos vivir como Jesús por que Él  tenía poder sobre los enfermos,  sobre la naturaleza, sobre todas las cosas, porque Él era un hombre íntegro, intachable y ante todo un hombre muy obediente a Dios

Tal como Jesús llevó una vida integra honesta, nosotros también podríamos llevar esta vida si tan sólo obedecieramos lo que Dios nos dice en su palabra que hagamos.

Si este devociónal fue de bendición para ti no olvides escribirme y aun mas importante compártelo a tus amigos.

Con cariño:

Lourdes

ale

mamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario