Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 5 por la Lic. Lourdes Villarroel

Jesús sana a un paralítico

Tiempo después, Jesús regresó a la ciudad de Jerusalén para asistir a una fiesta de los judíos. 2 En Jerusalén, cerca de la entrada llamada «Portón de las Ovejas», había una piscina con cinco entradas, que en hebreo se llamaba Betzatá.[a] 3-4 Allí, acostados en el suelo, había muchos enfermos: ciegos, cojos y paralíticos.[b] 5 Entre ellos había un hombre que desde hacía treinta y ocho años estaba enfermo. 6 Cuando Jesús lo vio allí acostado, y se enteró de cuánto tiempo había estado enfermo, le preguntó:

—¿Quieres que Dios te sane?

7 El enfermo contestó:

—Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando el agua se mueve. Cada vez que trato de meterme, alguien lo hace primero.

8 Jesús le dijo:

—Levántate, alza tu camilla y camina.

9 En ese momento el hombre quedó sano, alzó su camilla y comenzó a caminar.

Esto sucedió un sábado, que es el día de descanso obligatorio para los judíos. 10 Por eso, unos jefes de los judíos le dijeron al hombre que había sido sanado:

—Hoy es sábado, y está prohibido que andes cargando tu camilla.

11 Pero él les contestó:

—El que me sanó me dijo: “Levántate, alza tu camilla y camina.”

12 Ellos preguntaron:

—¿Y quién te dijo que te levantaras y caminaras?

13 Pero el hombre no sabía quién lo había sanado, porque Jesús había desaparecido entre toda la gente que estaba allí.

14 Más tarde, Jesús encontró a ese hombre en el templo, y le dijo: «Ahora que estás sano, no vuelvas a pecar, porque te puede pasar algo peor.»

15 El hombre fue a ver a los jefes judíos, y les dijo que Jesús lo había sanado. 16 Entonces ellos empezaron a perseguir a Jesús por hacer milagros los sábados.

17 Pero Jesús les dijo: «Mi Padre nunca deja de trabajar, ni yo tampoco.»

18 Los jefes judíos se molestaron tanto que tuvieron aun más ganas de matar a Jesús. No lo querían porque, además de sanar a los enfermos en día sábado, decía que Dios era su Padre, y que por eso era igual a Dios.

Jesús tuvo que enfrentar muchas acusaciones y maltratos de los judios, pero aun así Él siguió predicando sin importar lo que pueda pasarle.

Es así que Él nos da un claro ejemplo, que si se puede salir y aguantar todas las cosas que nos puede estar pasando.

Algunos se ahogan en un vaso de agua creyendo que su problema es tan inmenso que no tiene una solución, sin embargo Jesús nos enseña que podemos enfrentar cualquier adversidad.

Si estás pasando por alguna dificultad no te desesperes confía en Dios  espera en Él, verás que muy pronto encontrarás la puerta para salir de esa situación.

Si este devociónal fue de bendición para ti no olvides escribirme y aun mas importante compártelo a tus amigos.

Con cariño:

Lourdes

ale

mamasqueoram.com 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario