Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 7 por la Lic. Lourdes Villarroel

Los fariseos quieren arrestar a Jesús

32 Los fariseos oyeron lo que la gente decía. Entonces ellos y los sacerdotes principales enviaron a unos guardias del templo para que arrestaran a Jesús. 33 Pero Jesús dijo: «Estaré con ustedes sólo un poco más de tiempo. Luego volveré a donde está el que me envió.34 Ustedes me buscarán, pero no me encontrarán, porque no pueden ir a donde yo voy.»

35 Los jefes judíos comenzaron a preguntarse entre ellos:

«¿Y a dónde podrá ir, que no podamos encontrarlo? ¿Acaso piensa ir a vivir entre los judíos de otros países, y enseñar también a los que no son judíos? 36 ¿Qué quiere decir con eso de que: “Me buscarán, pero no me encontrarán, porque no pueden ir a donde yo voy?”»

Ríos de agua viva

37 El último día de la fiesta de las enramadas era el más importante. Ese día, Jesús se puso en pie y dijo con voz fuerte: «El que tenga sed, venga a mí. 38 Ríos de agua viva brotarán del corazón de los que creen en mí. Así lo dice la Biblia.»

39 Al decir esto, Jesús estaba hablando del Espíritu de Dios, que recibirían los que creyeran en él. Porque mientras Jesús no muriera y resucitara, el Espíritu no se haría presente.

¿Realmente quién es Jesús?

40 Cuando algunos de los que estaban allí oyeron esto, dijeron: «De veras que este hombre es el profeta[a] que Dios nos iba a enviar.» 41 Otros decían: «Este hombre es el Mesías». Y aun otros decían: «El Mesías no puede venir de la región de Galilea. 42 La Biblia dice que el Mesías debe ser de la misma familia del rey David, y que nacerá en Belén, el pueblo de donde era David.» 43 Así que nadie se ponía de acuerdo acerca de quién era Jesús. 44 Y aunque no faltaba quien quería llevárselo a la cárcel, nadie se atrevía a tocarlo.

Los jefes judíos no creían en Jesús

45 Los guardias del templo regresaron a donde estaban los sacerdotes principales y los fariseos, quienes les preguntaron:

—¿Por qué no trajeron a Jesús?

46 Los guardias contestaron:

—¡Nunca ha hablado nadie como lo hace ese hombre!

47 Los fariseos les dijeron:

—¿También ustedes se han dejado engañar? 48 ¿Acaso ha creído en él alguno de nuestros jefes, o alguno de los fariseos? 49 Los que creen en él no conocen la ley de Moisés, y por eso Dios los castigará.

50 Allí estaba Nicodemo, el fariseo que una noche fue a ver a Jesús, y les dijo:

51 —Según nuestras leyes, no podemos condenar a nadie sin antes escucharlo.

52 Ellos le respondieron:

—¿También tú crees que de Galilea puede salir algo bueno? Estudia la Biblia y verás que de allá no ha venido ningún profeta.

53 Después de esto, cada quien se fue a su casa.

—¡Nunca ha hablado nadie como lo hace ese hombre!

Cuanta sabiduría tenía Jesús que aún los que no creían en Él lo admiraban.

Sabiduría para resolver conflictos, para salir de ellos, sabiduría para confrontar a sus agresores, para alimentar a los que no tenían que comer, para sanar enfermos puesto que supo ser muy original sanando a cada enfermo de una manera única.

Si Jesús siendo hombre tenía esa sabiduría fue por que estaba en comunión con nuestro padre, Dios le concedió esa sabiduría desde los alto.

Si nosotros seguiríamos el ejemplo de Jesús toda nuestra vida cambiaría, podríamos resolver problemas a la manera de Dios, en ciertas situaciones sabríamos que hacer, para obtener esa sabiduría debemos mantener una comunión íntima con nuestro creador.

Si aún no lo has hecho te invito hacerlo.

Si este devociónal fue de bendición para tú vida no te lo quedes y compártelo con tus amigos y no dejes de escribirme.

Atte.

Lourdes

ale

mamasqueoram.com 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario