Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 8 por la Lic. Lourdes Villarroel

Los jefes judíos y Jesús

21 Jesús habló de nuevo:

—Yo me voy, y ustedes me buscarán, pero morirán sin que Dios les haya perdonado sus pecados. A donde yo voy, ustedes no pueden ir.

22 Los jefes judíos dijeron:

—¿Estará pensando en matarse, y por eso dice que no podemos ir a donde él va?

23 Jesús les aclaró:

—Ustedes son pecadores, como todos los que viven en este mundo. Pero yo no soy de este mundo, porque vengo del cielo. 24 Por eso les dije que, si no creen en mí ni en quién soy yo,[b] morirán sin que Dios les haya perdonado sus pecados.

25 Le preguntaron:

—¿Y quién eres tú?

Jesús les contestó:

—¿Por qué tengo que responderles? 26 Más bien, yo tengo mucho que decir de todo lo malo que ustedes hacen. El que me envió dice la verdad, y yo sólo digo lo que le escuché decir.

27 Pero ellos no entendieron que Jesús les estaba hablando de Dios, su Padre.28 Por eso les dijo:

—Ustedes sabrán quién es en realidad el Hijo del hombre cuando me cuelguen de una cruz. También sabrán que no hago nada por mi propia cuenta, sino que sólo digo lo que mi Padre me ha enseñado. 29 Mi Padre nunca me ha abandonado, pues yo siempre hago lo que a él le agrada.

30 Cuando Jesús dijo esto, mucha gente creyó en él.

Todos fuimos enseñados a pensar “cada uno es arquitecto de su propio destino ” con ese pensamiento, creemos que debemos correr lo mas rapido posible.

Pero al comprender a profundidad el mensaje de Jesús entendemos que nosotros ahora somos instrumentos. Veamos este texto
” nada hago por mi mismo, sino que segun me enseño el Padre asi hablo. Porque Él que me envio, conmigo esta : no me ha dejado solo El padre, porque Yo hago siempre lo que le agrada al Padre” Juan 8: 28, 29

Tenemos dos alternativas:

1.- Dejamos que Dios sea quien nos maneje como sus embajadores y obreros.

O la opción:

2 .- Nosotros manejamos nuestra vida y luchamos con nuestras fuerzas.

Si dejamos que Dios nos use como instrumentos diremos al igual que Jesús.” Mi padre siempre esta conmigo porque yo siempre hago lo que le agrada” pero si nosotros somos los que manejamos nuestras vidas, nunca sabremos que es estar en la perfecta voluntad del padre.

Recordemos la vida es una, vivamos un vida plena teniendo a Dios Padre como el patrocinador oficial de nuestra historia.

Dios hable a nuestro corazón a travez de estas enseñansas.

Si este devociónal ha sido de bendición para tu vida no olvides compartirlo y escríbenos.

Con amor:

Lourdes

ale

mamasqueoran.com 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario