Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 8 por la Lic. Lourdes Villarroel

Por su parte, Jesús se fue al Monte de los Olivos.

¡No vuelvas a pecar!

Al día siguiente, al amanecer, Jesús regresó al templo. La gente se acercó, y él se sentó[a] para enseñarles.Entonces los maestros de la Ley y los fariseos llevaron al templo a una mujer. La habían sorprendido teniendo relaciones sexuales con un hombre que no era su esposo. Pusieron a la mujer en medio de toda la gente, y le dijeron a Jesús:

—Maestro, encontramos a esta mujer cometiendo pecado de adulterio. En nuestra ley, Moisés manda que a esta clase de mujeres las matemos a pedradas. ¿Tú qué opinas?

Ellos le hicieron esa pregunta para ponerle una trampa. Si él respondía mal, podrían acusarlo. Pero Jesús se inclinó y empezó a escribir en el suelo con su dedo. Sin embargo, como no dejaban de hacerle preguntas, Jesús se levantó y les dijo:

—Si alguno de ustedes nunca ha pecado, tire la primera piedra.

Luego, volvió a inclinarse y siguió escribiendo en el suelo. Al escuchar a Jesús, todos empezaron a irse, comenzando por los más viejos, hasta que Jesús se quedó solo con la mujer.10 Entonces Jesús se puso de pie y le dijo:

—Mujer, los que te trajeron se han ido. ¡Nadie te ha condenado!

11 Ella le respondió:

—Así es, Señor. Nadie me ha condenado.

Jesús le dijo:

—Tampoco yo te condeno. Puedes irte, pero no vuelvas a pecar.

Todos estamos acostumbrados a que si alguien cometia un error lo queriamos condenar, recuerdo muy bien que en la iglesia a la que asistia en cada Santa cena el pastor decia a la congregacion que si hay alguien que desea confesar algo que pasara al frente, y asi muchos pasaban, pero lamentablemente la gente solo asistía a la Santa cena para escuchar si alguien había pecado, para poder juzgarlo, lo cual el pastor vio eso y quitó esa parte.

Estamos tan pendientes de los tropiezos de la gente y no nos fijamos en nuestros propios errores.

Nadie es perfecto sólo Dios, todos cometemos errores otros más graves que otros pero al fin y acabo es un error.

Debemos aprender a juzgar menos y ser más compasivos y ayudar a levantarse aquel que cayo.

Debemos ser mas como los gansos que ellos vuelan juntos, el líder va por delante y los demás van atrás en forma de V los más fuertes van adelante por que protegen al débil del viento y luego cambian de roles, si uno de ellos esta herido dos bajan junto con el y esperan a que se mejore o muera y recién van en busca de su bandada.

Debemos tomar este ejemplo si unos animalitos hacen eso por que nosotros como humanos no podemos ayudar aquel que cayo.

Ayudemos a nuestro prójimo y dejemos de lado nuestros prejuicios.

Si este devociónal ha sido de bendición para tu vida no dudes en escribirme y tanbien bendice a tus amigos con la palabra de nuestros creador.

Con amor.

Lourdes

ale

mamasqueoram.com 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario