Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Proverbios 30 por Pastora Lic. Alejandra Zangaro

La sabiduría de Agur

Éstas son las palabras de Agur, hijo de Jaqué de Masa. Agur les habló a Itiel y a Ucal de la siguiente manera:
2 «Soy el más ignorante entre los ignorantes; no tengo capacidad de razonar.
3 No tengo sabiduría, y mucho menos conocimiento de quién es Dios.
4 »Al cielo nadie ha subido; del cielo nadie ha bajado. No hay nadie que pueda
retener el viento en un puño, ni envolver el mar en un manto. Nadie sabe quién puso los límites de la tierra; ¡nadie lo conoce, ni sabe quién es su hijo!
5 »Toda palabra de Dios ha pasado la prueba de fuego. Dios protege como escudo a los que buscan su protección.
6 No añadas a sus palabras ninguna idea tuya, porque puede reprenderte y mostrar que eres un mentiroso.
7 »Dios mío, antes de mi muerte concédeme sólo dos cosas; ¡no me las niegues!
8 Manténme alejado de la mentira, y no me hagas pobre ni rico; ¡aléjame de toda falsedad y dame sólo el pan de cada día!
9 Porque si llego a ser rico tal vez me olvide de ti y hasta me atreva a decir que no te conozco. Y si vivo en la pobreza, puedo llegar a robar y así ponerte en vergüenza.
10 »No hables mal de un esclavo ante su amo, porque el esclavo podría hablar mal de ti y quedarás en ridículo ante todos.
11 »Algunos hablan mal de sus padres, y hasta los maldicen.
12 Hay quienes se creen perfectos, pero están llenos de pecado.
13 Hay quienes se creen superiores, y a todos miran con desprecio.
14 Hay quienes aman tanto el dinero que despojan a los pobres y a los indefensos de este mundo; les sacan hasta el último centavo, y los dejan desnudos en la calle.
15 »La chupasangre tiene dos hijas: una se llama “Dame”, y la otra, “Damemás”. Es amiga del que ama el dinero, pues éste siempre quiere más. “Hay tres, y hasta cuatro cosas que nunca quedan satisfechas:
16 la mujer estéril que pide hijos, la tierra que pide más agua, el fuego que pide más leña y la tumba que pide más muertos.
17 »El que desobedece y desprecia a sus padres, bien merece que los cuervos le saquen los ojos y que los buitres se lo coman vivo.
18 »Hay tres, y hasta cuatro cosas que me parecen increíbles y que no alcanzo a comprender:
19 cómo saber que un águila ha pasado por el cielo; cómo saber que una serpiente ha pasado por una roca; cómo saber que un barco ha pasado por el mar; y cómo saber que un hombre se ha acostado con una mujer.
20 »La mujer infiel se acuesta con otro hombre, luego se baña y dice: “¡Aquí no ha pasado nada!”
21 »Hay tres, y hasta cuatro personas que la tierra no soporta y que la hacen estremecerse:
22 El sirviente que llega a gobernar, el tonto que llega a ser muy rico,
23 la mujer infiel que vuelve a casarse, y la sirvienta que llega a ser la señora de la casa.
24 »Hay cuatro cosas en el mundo que a pesar de ser pequeñas son más sabias que los sabios:
25 Las hormigas, insectos muy pequeños que guardan comida en el verano, para tener suficiente en el invierno;
26 los tejones, animalitos que por ser indefensos hacen sus cuevas entre las rocas; 27 los saltamontes, que aunque no tienen comandante son tan ordenados y disciplinados como un ejército,
28 y las lagartijas, que son fáciles de atrapar pero viven libres en los palacios.
29 »Hay tres, y hasta cuatro cosas que caminan con elegancia:
30 el león con su gran melena, que sin miedo reina en la selva;
31 el gallo vanidoso, con su roja cresta; el carnero de la montaña con sus enormes cuernos; y el rey con su corona de oro que marcha frente a su ejército.
32 »Si te portas como un tonto, y te crees muy importante y haces planes contra otros, ten presente lo siguiente:
33 Si bates la leche, sacarás mantequilla; si te suenas fuerte la nariz, te sacarás sangre; y si buscas pleitos, pleitos tendrás»

El dinero puede llegar a ser una bendición o puede ser una maldición, todo depende de la actitud que tengamos hacia él y de lo que hagamos con él.

14 Hay quienes aman tanto el dinero que despojan a los pobres y a los indefensos de este mundo; les sacan hasta el último centavo, y los dejan desnudos en la calle.

Hay quienes lo aman tanto que pasan por encima de todos para obtener más y más y no se sacian. La ambicion nos aleja de Dios puesto que esto hace que busquemos más dinero y no busquemos a Dios, por que dependemos más de los bienes materiales olvidando que Dios es quien nos da todo lo que tenemos.

En este mismo capítulo nos da un consejo, que pidamos a Dios sabiduría para lidiar con el dinero y hacer la oracion de esta manera:

8 Manténme alejado de la mentira, y no me hagas pobre ni rico; ¡aléjame de toda falsedad y dame sólo el pan de cada día!
9 Porque si llego a ser rico tal vez me olvide de ti y hasta me atreva a decir que no te conozco. Y si vivo en la pobreza, puedo llegar a robar y así ponerte en vergüenza. 

Es un buen consejo que nuestro Señor nos da, seamos sabios y no pidamos más allá de lo que podamos administrar y no permitir que el dinero sea nuestro dios, si no que El Señor gobierne nuestra vida.

Si este capítulo fue de bendición para tu vida escríbeme y compártelo a tus amistades.

Con amor:

Ale

Pastora Lic Alejandra Zangaro

Pastora Lic Alejandra Zangaro

mamasqueoram.com 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario