“Del corazón de una hija”, Humildes, por Vicky Zangaro

2¿Cuándo vemos que a los otros les va mejor, qué hacemos? ¿Nos ponemos celosos? ¿Te burlas de ellos? ¿Te anima a ser mejor o a intentar otra cosa para mejorar las circunstancias en que estas?

Dependiendo de cómo nosotros actuamos en estas situaciones dependerá el resultado. Muchas
veces pensamos que, si hacemos las cosas para que la otra gente lo vea, que eso es lo “importante” y es absolutamente lo contrario. En la Biblia dice que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha.

¿Si nosotros queremos tener una vida conforme al corazón de Jesús, y hacer las cosas como Él las haría,  entonces no sería los mas importante que Jesús esté conforme y nadie mas?

Jesús es el único que sabe y que necesita saber todos las cosas en tu vida. Lo que haces en privado, Dios te lo compensará en público.

En la Biblia dice “Porque el que a si mismo se engrandece, será humillado; y el que se humilla será engrandecido.”

Si nosotros nos humillamos y dejamos que Dios tome control entonces Él nos dará mucho mas de lo que pensamos. También, si lo estamos haciendo con las intenciones correctas, entonces no nos debería importar lo que piensan los demás. Si lo estamos haciendo para Dios, se va a ver en cómo nos movemos, cómo actuamos, y cómo hablamos a otras personas. Necesita ser muy evidente que somos cristianos.

Lo que piensan los demás no importa nada. Pero lo que piensa Dios de lo que hacemos
vale todo y debemos vivir nuestras vidas a conforme a su corazón.

por Vicky Zangaro

@vickyzangaro (Instagram & Twitter)

www.mamasqueoran.com

mamas@cvclavoz.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario