Empezar de nuevo, por la Lic. Lourdes Villarroel

Cuenta Maxwell en su libro que cuando Tomas Edison tenía casi 70 años el laboratorio que había construido era mundialmente famoso. Llamó al complejo de 15 edificios su fábrica de inventos. Su edificio principal era gigantesco; más grande que tres campos de fútbol. Desde esa base de operaciones, él y su personal concebían inventos, desarrollaban prototipos, elaboraban productos y se los enviaban a los consumidores. Llegó a ser un modelo de investigación y fabricación moderna.

Edison amaba el lugar. Pasaba cada minuto que podía allí e incluso con frecuencia se quedaba a dormir. Pero un día en el año 1914 su amado laboratorio se incendió. Mientras estaba parado afuera viendo cómo se quemaba su fábrica de inventos, le dijo a sus hijos: “Niños, busquen a su madre. Nunca verá otro fuego como este”

Cuantos de nosotros podríamos reccionar de esta forma, trabajar duramente durante largos años y que de un derrepente algo destruyera nuestro trabajo. Edison no se frustró con esta situación, al contrario el vio como una oportunidad para empezar de nuevo y mejorar sus inventos.

“Gracias a Dios todos nuestros errores se quemaron. Ahora podemos empezar de nuevo” ( Tomas Edison)

Es así que nosotros debemos seguir este ejemplo, pues si hemos fracasado o algo no nos esta saliendo como quisiéramos, que esa situación sea una oportunidad para mejorar y no deprimirnos. A veces Dios permite que perdamos algo para tener algo mucho mejor. Lo importante no es deprimirse si no tomar esta oportunidad para empezar de nuevo.

Con la ayuda de Dios podemos alcanzar nuestros sueños pero con algo mucho mejor de lo que perdimos. Así que ante todo levántate, sacudete y ten fe y verás que un día podrás gozar de aquello que duramente haz trabajado.

“Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar. Cuando ustedes me pidan algo en oración, yo los escucharé. Cuando ustedes me busquen, me encontrarán, siempre y cuando me busquen de todo corazón”.
Jeremías 29:11-13 (TLA)

Si este mensaje fue bendición para tu vida, déjanos tu comentario y compartelo a tus amigos, que tengas un lindo día.

Atte.
Lourdes
alemamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario