¡Gracias Señor!, por Brisna Bustamante

No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús. Filipenses 4:6-7 (NTV)

El agradecimiento es una actitud de reconocimiento por algo que se ha recibido, un beneficio, un gesto o un favor. Puede expresarse con una simple declaración oral de agradecimiento, una sonrisa, un gracias por determinada situación, una nota conceptuosa con manifestaciones de aprecio por su apoyo, una llamada telefónica, un obsequio, un apretón de manos, un abrazo cálido, un beso afectuoso.

Fuente: https://quesignificado.com/agradecimiento/

Cuando nos encontramos enfrentando algún problema, tendemos recién a valorar más y agradecerle a Dios por todo lo que tenemos, y no debería ser así, porque aún en los momentos buenos, en los que no nos falta nada, deberíamos ser agradecidos con nuestro Padre Celestial.

El hecho de despertar y estar con vida cada mañana y la salvación que nos ha dado a través de la muerte de nuestro Señor Jesús, son los regalos más hermosos por los que cada día debemos darle gracias a Dios, al igual que la salud, la familia, los alimentos, la ropa, el trabajo, la vivienda, el auto, la iglesia a la que pertenecemos, los amigos, los vecinos que tenemos, el aire que respiramos, el sol, la lluvia, la naturaleza, los animales; todo lo que nos rodea es muestra de su infinito amor.

No seamos ingratos, sino agradecidos como lo fue sólo uno de los diez leprosos a los que Jesús sanó y el único que regresó para agradecerle por el milagro que había recibido (Lucas 17:11-19) Demos gracias a Dios por lo bueno y fiel que ha sido con nosotros, porque aún en este tiempo de pandemia, Él nos ha provisto todo lo que hemos necesitado y lo sigue haciendo. 

Si muchas veces hemos demostramos nuestra gratitud con un detalle a alguna persona que nos ayudó en un momento determinado, cómo no hacerlo con nuestro Señor. A partir de hoy tengamos bonitos detalles con nuestro Padre Celestial, el Dador de nuestra vida y de todo lo que tenemos.

¡Den gracias al Señor, porque él es bueno! Su fiel amor perdura para siempre. Salmo 118:1 (NTV)

Brisna Bustamante S.

Bolivia

www.mamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.