La dignidad lastimada de los niños, por la Lic. Lourdes Villarroel

“El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corkiazón habla la boca”. Lucas 6:45 (RVR 1960)

¿Que cosas salen de tus labios? ¿palabras que edifican o que destruyen? Las palabras tiene mucho poder, con nuestra boca podemos destruir o animar a nuestros hijos, en muchas ocasiones e escuchado a madres que cuando sus hijos les hicieron enfadar, les dicen palabras hirientes como:  burro, tonto, ni para eso sirves y otras cosas mas ofensivas.

Nuestros hijos no pueden pagar aquello que haya pasado en nuestras vidas y más aún lo que nosostros mismos hemos permitido ingresar a nuestro corazón, papi o mami al decirle a tu hijo cosas ofensivas lo estas destruyendo, muchos niños dicen a sus amigos, “prefiero que mis padres me peguen pero que no me digan esas palabras” ¿usted a escuchado esta frase? Que triste es escucharlo.

Es duro lose, pero si por alguna razón tu estas haciendo esto, meditalo y cambia para poder ayudar a tu hijo. Lo primero que debes hacer es:
▪ Deja de meter basura a tu corazón y empieza escuchar cosas edificantes (la Biblia) para que así transmitas a tu alrededor lo bueno.
▪ Pide perdón a tu hijo por haberlo dañado y enséñale que el mismo también debe hacer lo mismo.

Una persona me dijo: la gente mala y envidiosa es infeliz, porque de la abundancia de su corazón habla cosas negativas. La gente feliz de sus labios salen cosas buenas  para edificar.

Así que mis queridas mamis, trabajemos en nuestro corazón y nuestros labios y dejemos de lastimar a nuestros pequeños, al contrario animemosle para que sean hombres y mujeres de fe.

Si este devociónal ha sido de bendición házmelo saber dejándome tu comentario y no te lo quedes, compártelo a tus amigos.

Que Dios te bendiga y tengas un bendecido inicio de semana.
Con amor.
Lourdes.
ale
mamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario