La Paternidad de Dios, por la Pastora Misionera Mary Clemente

En esta mes que comenzamos nos corresponde continuar con «La Paternidad de Dios» y me gustaría tocar una arista importante que todo padre tiene en cuanto a característica inherente a la de ser «padre como tal» y es la de: ENCARGADO DE PROVEER ALIMENTO.

Me gustaría comenzar con Mateo 6:26: «Mirad las aves del cielo que no trabajan ni hilan… pero VUESTRO PADRE CELESTIAL LAS ALIMENTA».

…no valéis vosotros más que muchos pajarillos???»

Aquí el Señor revela su compromiso hacia nosotros sus criaturas de proveernos con lo necesario para nuestra subsistencia.

Y que hermoso ejemplo nos deja El, pero lo que más rescató de esta faceta es que no solo va a proveernos con alimentos materiales sino con el espiritual; de ahí que uno de los nombres atributivos de El es «Yaveh Jireh» =El Dios que provee, EL MISMO DIJO SER EL PAN DE VIDA … el que de mi comiere no tendrá jamás hambre…

Que preciosa verdad encontramos aquí! Sus mismos discípulos le dijeron: Señor a quien iremos ??? Tu tienes palabras de vida eterna!!!!

Que maravillosa experiencia debe haber sido para los que estuvieron presentes y vieron el milagro de la multiplicación de panes y peces para alimentar a la multitud! Y también para los que tuvieron la oportunidad de comer cerca del MAESTRO…

….la actitud de los discípulos???? Mandarlos de regreso a sus hogares sin comer! Bendito amor, bendito interés por sus criaturas y la Biblia menciona que había niños también!

El Señor en Su ministerio aquí en la tierra dijo….lo que «VEO hacer a mi PADRE eso hago…. Y lo que OIGO decir a mi Padre, ESO DIGO …que hermoso ejemplo de obediencia!!!

Así dice el libro de Hebreos 5:8: «aunque era hijo aprendió obediencia». Tremendo ejemplo!!

Recordando los años de niñez de mis hijos y vivenciando los de mis nietos….escuchar como que se repite la historia… «Te va a hacer bien, come esto», «no veas el color de la sopa… vos tómala» porque sabemos que por naturaleza no siempre querrán comer todo lo que les ofrecemos….
Pero el SEÑOR demanda la obediencia… y deberíamos imitarle…

Confiar en sus promesas, buscar Su presencia en oración y lectura de la Palabra pero por encima de todo obedecerle son ingredientes principales para alimentarnos día a día más de él….

Hermoso detalle de un buen padre!! La diferencia??? Un padre bueno puede ser tan permisivo que puede estropear el desarrollo no solo emocional sino también espiritual de su hijo …sin embargo, un BUEN PADRE… marcará límites, usará de la sabiduría para instruir y corregir en tiempo y forma….
Se hará cargo que mientras haya vida, el alimento que debe incorporar a su organismo como también al de su alma y espíritu lo haga estar siempre saludable, fuerte y distinguiéndose siempre del resto!!

Que honremos siempre a Dios el Padre y a su Hijo bendito que …. «ejemplo nos ha dado para que sigamos sus pisadas»

Por Pastora Misionera Mary Clemente

www.mamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en La Paternidad de Dios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.