La Paternidad de Dios: Un papá que me ve, por Marina Padula

Un Papá que me ve.

Cuando fuimos niños reclamábamos la atención de nuestros padres todo el tiempo. Buscábamos, de algún modo, ser aprobados en todo lo que hacíamos. Mostrábamos nuestros dibujos, inventos, juegos, piruetas, etc. Qué nuestros padres nos concedan esa atención era vital para nuestro desarrollo y crecimiento. 

En Génesis 16 está escrita la historia de Agar. Este capítulo nos cuenta que ella era sierva de Sarai, esposa de Abram. Sarai no podía tener hijos y se le ocurrió que Agar tenga uno con su esposo, Abram. Ese niño iba a ser como un hijo para ella. Agar quedó embarazada pero cuando Sarai se enteró, comenzó a tratarla con desprecio (vs4). 

Agar no pudo tolerar más la situación y huyó de la casa de su ama. Pero en el versículo 7 dice… “El ángel del Señor encontró a Agar”. 

A partir de ese memento Agar se sintió que Dios la veía, y no solo eso, sino que él ángel le confirma que Dios la escuchaba. Tan importante fue para ella que en el versúculo 13 dice: “A partir de entonces, Agar utilizó otro nombre para referirse al Señor, quien le había hablado. Ella dijo: «Tú eres el Dios que me ve»…”

Que importante es saber que tenemos un Papá en el cielo que nos está viendo, que sabe donde encontrarnos, que nos encuentra, que nos escucha, que se interesa, que se ocupa. 

Algunos tenemos padres que estuvieron presentes, otros no tanto. Padres que nos prestaron más o menos atención. Pero no hay excusas cuando tenemos al mejor Papá de todos, que está esperando que le contemos nuestras cosas y que está dispuesto a darnos TODA la atención que necesitemos. 

Si no conoces a este Papá tan maravilloso, quiero decirte que Él quiere adoptarte como hijo. Él nos amó tanto que mandó a su único hijo a que muera por nosotros, porque era la única manera de salvarnos de nuestros pecados, esas cosas malas que hacemos. Dios está esperando que puedas acercarte a él, con tus dudas, tus miedos, y que lo invites a ser tu Papá. 

por Marina Padula

www.mamasqueoran.com

Esta entrada fue publicada en La Paternidad de Dios y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.