Palabra profética del Señor para las Mamás que Oran: 21 días para tu victoria – Día 3

MQO Logo 3Seguro que algunas mamás se preguntaran por qué si nos vamos metiendo a la guerra espiritual estamos hablando acerca del arrepentimiento y apartarnos del pecado. Para ir a la guerra espiritual, hay que ir preparados y limpios de todo pecado de modo que el enemigo no tenga ocasión contra nosotros.

El Señor ha ganado la guerra, El mismo nos ha garantizado la victoria pero … nosotros tenemos que hacer nuestra parte … ir a la guerra, e ir preparados, y escuchar Sus instrucciones y obedecer en fe avanzando de acuerdo a la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Nos dice Hebreos 12: 1-2: «Puestos los ojos en Jesús-Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.»

En la Biblia hay 3 capítulos #9 que hablan de oraciones congregaciones, nacionales y yo también digo familiares e individuales. De nada nos sirve echarle la culpa al abuelo, a la mamá, al tío o al otro fulano, hoy Dios quiere tratar con nosotros individualmente y en Esdras 9 tenemos otro ejemplo que te invito puedas leer detenidamente y que te dejes ministrar directamente por el Espíritu Santo de Dios quien pueda mostrarte cuáles son los pecados de los que tienes que arrepentirte y A P A R T AR T E .

Hemos hablado de Daniel 9 y hoy compartimos Esdras 9 que dice:  Oración de confesión de Esdras-Acabadas estas cosas, los príncipes vinieron a mí, diciendo: El pueblo de Israel y los sacerdotes y levitas no se han separado de los pueblos de las tierras, de los cananeos, heteos, ferezeos, jebuseos, amonitas, moabitas, egipcios y amorreos, y hacen conforme a sus abominaciones.

Porque han tomado de las hijas de ellos para sí y para sus hijos, y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado. 

Cuando oí esto, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué pelo de mi cabeza y de mi barba, y me senté angustiado en extremo. 

Y se me juntaron todos los que temían las palabras del Dios de Israel, a causa de la prevaricación de los del cautiverio; mas yo estuve muy angustiado hasta la hora del sacrificio de la tarde. 

Y a la hora del sacrificio de la tarde me levanté de mi aflicción, y habiendo rasgado mi vestido y mi manto, me postré de rodillas, y extendí mis manos a Jehová mi Dios, 

y dije: Dios mío, confuso y avergonzado estoy para levantar, oh Dios mío, mi rostro a ti, porque nuestras iniquidades se han multiplicado sobre nuestra cabeza, y nuestros delitos han crecido hasta el cielo.

Desde los días de nuestros padres hasta este día hemos vivido en gran pecado; y por nuestras iniquidades nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes hemos sido entregados en manos de los reyes de las tierras, a espada, a cautiverio, a robo, y a vergüenza que cubre nuestro rostro, como hoy día. 

Y ahora por un breve momento ha habido misericordia de parte de Jehová nuestro Dios, para hacer que nos quedase un remanente libre, y para darnos un lugar seguro en su santuario, a fin de alumbrar nuestro Dios nuestros ojos y darnos un poco de vida en nuestra servidumbre. 

Porque siervos somos; mas en nuestra servidumbre no nos ha desamparado nuestro Dios, sino que inclinó sobre nosotros su misericordia delante de los reyes de Persia, para que se nos diese vida para levantar la casa de nuestro Dios y restaurar sus ruinas, y darnos protección en Judá y en Jerusalén. 

10 Pero ahora, ¿qué diremos, oh Dios nuestro, después de esto? Porque nosotros hemos dejado tus mandamientos, 

11 que prescribiste por medio de tus siervos los profetas, diciendo: La tierra a la cual entráis para poseerla, tierra inmunda es a causa de la inmundicia de los pueblos de aquellas regiones, por las abominaciones de que la han llenado de uno a otro extremo con su inmundicia. 

12 Ahora, pues, no daréis vuestras hijas a los hijos de ellos, ni sus hijas tomaréis para vuestros hijos, ni procuraréis jamás su paz ni su prosperidad; para que seáis fuertes y comáis el bien de la tierra, y la dejéis por heredad a vuestros hijos para siempre. 

13 Mas después de todo lo que nos ha sobrevenido a causa de nuestras malas obras, y a causa de nuestro gran pecado, ya que tú, Dios nuestro, no nos has castigado de acuerdo con nuestras iniquidades, y nos diste un remanente como este, 

14 ¿hemos de volver a infringir tus mandamientos, y a emparentar con pueblos que cometen estas abominaciones? ¿No te indignarías contra nosotros hasta consumirnos, sin que quedara remanente ni quien escape? 

15 Oh Jehová Dios de Israel, tú eres justo, puesto que hemos quedado un remanente que ha escapado, como en este día. Henos aquí delante de ti en nuestros delitos; porque no es posible estar en tu presencia a causa de esto.

El capítulo 10 de Esdras es uno de los pasajes más tristes y difíciles de la historia del pueblo de Israel, te lo dejo para que lo leas en casa y medites guiado por el Espíritu Santo.

Quiero hacer una aclaración por las dudas: Ante el eventual caso que Dios te muestre que estas en pecado y tengas que tomar decisiones drásticas, presenta la situación a tu pastor, a tu líder, no a cualquiera, sino a alguien maduro espiritualmente para que sean decisiones sabias para bendición y no para destrucción.  Cuidado – ojo !!!

Me encantan las oraciones modelo del gran profeta Daniel y el gran reformador Esdras. Ellos podrían sentirse que nos les tocaba a ellos, pero hicieron lo que los grandes líderes hacen, se identificaron con su pueblo y se presentaron ante Dios con clamor y oración para pedir el perdón de los pecados cometidos esperando que Dios quien es amoroso y misericordioso, pero JUSTO, pudiera perdonarlos.

Dijo Jesús mismo: «El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.» Juan 8:7 así que no digamos ahhh pero era para ese pueblo en la antigüedad sino que seamos responsables de nuestras vidas y nuestras familias, arrepentimiento genuino es lo que Dios está esperando para enviarnos su respuesta desde el cielo.

21 días se interpuso el mundo espiritual del mal para detener la respuesta de Dios al profeta Daniel. Seamos humildes y tomemos ejemplo de estos grandes hombres de fe para dejar el pecado y adentrarnos en las profundidades de bendiciones que el Señor tiene preparadas para nosotros.

Hoy es el día 3 y cuento con tus oraciones a mi favor y de mi familia. Agradezco tu apoyo en oración 🙂

Dios te bendice,

Pra. Lic. Alejandra Zangaro 

www.mamasqueoran.com

mamas@cvclavoz.com

Facebook: Mamas que Oran (Grupo) – asegurate que está bajo mi nombre, Alejandra Zangaro

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.