Recetario de Mamás que Oran: Guiso de calabaza, por Zulma Tigani

Guiso de calabaza

Ingredientes

  • 500 gr de calabaza
  • 1 cebolla
  • 1 puerro
  • 3 dientes de ajo
  • 2 zanahorias
  • 1 calabacín
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de comino molido
  • ½ cucharadita de pimienta negra molida
  • Un poco de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva 
  • Agua
  • Un poco de cilantro fresco

Elaboración

  1. Pica muy fino la cebolla, el puerro y los ajos, y rehógalos en una olla con un poco de aceite de oliva. Añade un poco de sal para que ayude a que sude la cebolla y se haga antes. Déjalo a fuego medio hasta que esté bien pochado.
  2. Añade las zanahorias peladas y cortadas en rodajas, el calabacín en cuadraditos y la calabaza sin piel y en trozos medianos.
  3. Añade todas las especias: cúrcuma, pimentón, comino y pimienta. Dale un par de vueltas para que todo se impregne y cubre con agua (justo hasta que llegue a cubrir pero sin que sobrepase casi nada).
  4. Deja que hierva durante unos 15 minutos, hasta que la calabaza esté tierna.
  5. Comprueba el punto de sal y al final, espolvorea un poco de cilantro fresco por encima.

Si te queda demasiado caldoso sube el fuego y dale un rato de hervor fuerte para que se evapore el agua.

Estamos viviendo tiempos complejos, es fácil distraerse con cosas que no aprovechan, y que por el contrario nos ocasionan problemas u oposiciones. Entonces venía a mí una pregunta: ¿Qué estamos dando de comer? 

Calabaza

“Y salió uno al campo a recoger hierbas, y halló una como parra montés, y de ella llenó su falda de calabazas silvestres; y volvió, y las cortó en la olla del potaje, pues no sabía lo que era” – 2 Reyes 4:39

El enemigo siempre tratará de poner algo delante de nosotros agradable a nuestros ojos, rápido para solucionar el problema. En este caso este hombre encontró unas parras monteses que causaron gran daño. Tantas veces hacemos cosas sin analizar cuáles son los resultados que pueden traer y hacerles daño a nuestros seres queridos e incluso a nosotras misma. 

 “Después sirvió para que comieran los hombres; pero sucedió que comiendo ellos de aquel guisado, gritaron diciendo:  ¡Varón de Dios, hay muerte en esa olla! Y no lo pudieron comer” – 2 Reyes 4:40

Las calabazas eran popularmente conocidas como “calabazas silvestres”. Tiene un sabor muy amargo. Si se come la cantidad suficiente, induce cólicos y puede resultar fatal.”

¿Podemos entender que tanto ellos como nosotras podríamos estar siendo envenenados? 

¿Qué compartimos con la familia? ¿Cuál es el alimento espiritual que comen y comemos? Quizás, cuando hicimos la comida alguna calabaza silvestre salió de nuestro corazón, y la pusimos en la olla sin querer, mezclando la bendición de Dios con algo de veneno que contaminó la olla.

¡CUIDADONo cocinemos poniendo el veneno  de la queja, la amargura, el resentimiento, la falta de comunión con Dios, la falta de perdón, las frustraciones, el enojo, la ira, la envidia, dentro de la olla de la que todos comerán. 

Después es inútil intentar sacar las calabazas de la olla. Estas se han mezclado muy hábilmente; entrando demasiado profundo en el interior de cada uno como para ser removidas y el veneno ya va haciendo efecto, y no nos damos cuenta.

Demos ejemplo que sean dignos de imitar.

Si somos mujeres sabias llevaremos vida y no muerte a nuestra olla.

“El entonces dijo: Traed harina. Y la esparció en la olla, y dijo: Da de comer a la gente. Y no hubo más mal en la olla”- 2 Reyes 4:41

¿Qué sucedió después?

Cristo y la Palabra son la harina que traerá sanidad a esos corazones lastimados; vida donde hay muerte, abundancia donde hay escasez, fortaleza en la debilidad. El pondrá amor donde hay odio, y palabras que reconforten el espíritu.

La palabra de Dios es una medicina poderosamente eficaz cuando la ingerimos, es una luz a nuestro camino. Dejémonos guiar por El Espíritu Santo preparemos una olla y llenémosla amor y de la Palabra de Dios y sus enseñanzas y, entonces démosle de comer a nuestros seres queridos.  

                                                                    Zulma Tigani 

Coach, con especialización en Inteligencia Emocional y Desarrollo de las Competencias Emocionales. 

Egresada del Seminario Bíblico. 

Estudios Universitarios de Ceremonial y Protocolo. Autora de dos libros.

Esta entrada fue publicada en Recetario de Mamás que Oran 2020 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.