Salmos de IMPACTO para las Mamás que Oran, Salmo 50, por Daniel Zangaro

En este salmo podemos ver una directa exhortación que Dios hace a su pueblo por causa de la idolatría. Ellos pensaban que estaban cumpliendo con El al presentarle sus sacrificios y holocaustos, sin embargo Dios claramente les enseña que más que esas ofrendas, El se complacía en que el pueblo escuchare su voz.La promesa del Señor de ser Dios para su pueblo, tenía la condición de que el pueblo fuera capaz de escuchar Su voz.

Veamos algunos textos relacionados con estas ideas: “Porque no hablé yo con vuestros padres, ni nada les mandé acerca de holocaustos y de víctimas el día que los saqué de la tierra de Egipto. Pero esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.” (Jeremías 7:22-23).

“Y también podemos leer en el mismo sentido: ¿Con qué me presentaré ante el Señor y adoraré al Altísimo? ¿Me presentaré ante él con holocaustos, con becerros de un año? ¿Se agrada el Señor de millares de carneros o de diez mil arroyos de aceite? ¿Daré mi primogénito por mi rebelión, el fruto de mis entrañas por el pecado de mi alma? Hombre, él te ha declarado lo que es bueno, lo que pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, amar misericordia y humillarte ante tu Dios.” (Miqueas 6:6-8).

No había sacrificio suficientemente grande que pudiera agradar a Dios pues todo es suyo, pero mas que todo eso El se complace en que oigamos su voz y andemos por sus caminos.

Dios invita a su pueblo a que se acerque a El, pero al mismo tiempo deja en claro su intención de ser justo con los malvados quienes tendrán que soportar las consecuencias de sus malos actos. (V. 21 y 22).

Pero también en este salmo encontramos una preciosa promesa que Dios nos da, diciendo que en el día de la angustia El vendrá en nuestro socorro para librarnos. Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás. (Vs. 14 y 15).

Hoy te animo a que si estás pasando por esos tiempos de angustia e incertidumbre busques de Dios, alábalo, ponlo en primer lugar en tu vida, invócalo, para que sea El viniendo a quitar toda aflicción y traer su paz.

DZ 7

 

 

Pastor Daniel Zangaro

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario