La Paternidad de Dios: Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá, por Eva Reyes

Salmos 27:10: Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá.
Isaias 64:8: Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tu manos somos todos nosotros.

La paternidad de Dios básicamente en el idioma Griego tiene 3 significados; 

1) Es nutridor; esto quiere decir que alimenta el cuerpo como también el alma.
2) Es protector; ya que nos cuida y nos da respaldo
3) Es nuestro sustento; mediante de su poder nos mantiene con fuerzas.
Estas tres referencia las encontramos en nuestro Padre Celestial.

Todos los seres humanos somos creamos a través de un padre biológico, sin embargo no todos contamos con ese privilegio, pero si todos tenemos un padre celestial, el cual nos ama.

Las funciones de un padre no se conceptualizan en sus funciones paternales como el sustentarnos y cuidarnos solamente, sino también guiarnos a que seamos seres humanos útiles para la sociedad. Nuestros padres biológicos son elegidos por Dios evidentemente, aunado a esto ellos siempre serán parte de nuestras vidas.

Nuestro padre celestial es el faro que nos guia es la luz que nos alumbra en los momentos de tristeza o de situaciones de nuestras vidas, el llena ese vacío de nuestro padre terrenal, su paternidad nunca cesa, es eterna hasta los siglos, sabemos que hay padres que evaden sus responsabilidades y nunca llegan a cumplir con cabalidad, sin embargo Dios nunca falla y siempre su amor es mayor y eterno.

El nos compara con un barro y es Él nuestro alfarero, con sus manos nos va moldeando y transformandonos con amor, hasta hacer de nosotros una vasija preciosa llevándonos a su perfecto plan y propósito.

Todo padre de familia debe mantener una relación con Dios, pero vivimos en unos tiempos donde lastimosamente se dejan llevar por los afanes de la vida, y en ocasiones abandonan el hogar, generando consecuencias terribles a los más vulnerables que son los niños, en la mayoría de los casos esos niños crecen con muchas carencias afectivas, raíces de amarguras, tristeza, frustraciónes, y odios (uno de los ejemplos más frecuentes son esas personas que se encuentran perdidos en las calles, cárceles, y demás placeres temporales del mundo). Pero es ahí donde nuestro Padre celestial que es nuestro consolador nos sumergue en su gran amor. Dándonos siempre la oportunidad de arrepentirnos y buscar su rostro.

Pero quiero dejar plasmado en los corazones de los lectores que Dios cumple con la responsabilidad de padre eternamente hasta el fin de nuestra vidas.

Por Eva Reyes

www.mamasqueoran.com

Publicado en La Paternidad de Dios | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Paternidad de Dios: Padre amoroso, por Brisna Bustamante

Dios, un Padre lleno de Amor y Compasión

Un hombre tenía dos hijos, el hijo menor le dijo al padre: “Quiero la parte de mi herencia ahora, antes de que mueras”. Entonces el padre accedió a dividir sus bienes entre sus dos hijos.

Pocos días después, el hijo menor empacó sus pertenencias y se mudó a una tierra distante, donde derrochó todo su dinero en una vida desenfrenada. Al mismo tiempo que se le acabó el dinero, hubo una gran hambruna en todo el país, y él comenzó a morirse de hambre. Convenció a un agricultor local de que lo contratara, y el hombre lo envió al campo para que diera de comer a sus cerdos. El joven llegó a tener tanta hambre que hasta las algarrobas con las que alimentaba a los cerdos le parecían buenas para comer, pero nadie le dio nada.

Cuando finalmente entró en razón, se dijo a sí mismo: “En casa, hasta los jornaleros tienen comida de sobra, ¡y aquí estoy yo, muriéndome de hambre! Volveré a la casa de mi padre y le diré: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de que me llamen tu hijo. Te ruego que me contrates como jornalero’”.

Entonces regresó a la casa de su padre, y cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio llegar. Lleno de amor y de compasión, corrió hacia su hijo, lo abrazó y lo besó. Su hijo le dijo: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de que me llamen tu hijo”.

Sin embargo, su padre dijo a los sirvientes: “Rápido, traigan la mejor túnica que haya en la casa y vístanlo. Consigan un anillo para su dedo y sandalias para sus pies. Maten el ternero que hemos engordado. Tenemos que celebrar con un banquete, porque este hijo mío estaba muerto y ahora ha vuelto a la vida; estaba perdido y ahora ha sido encontrado”. Lucas 15:11-24 (NTV)

Al igual que éste padre, Dios te está esperando con los brazos abiertos para darte una nueva oportunidad porque Te Ama Incondicionalmente y quiere lo mejor para ti. Sin importar lo que hayas hecho en el pasado, vuelve hoy a hablar nuevamente con nuestro Padre Celestial, pídele perdón por haberte alejado de Él y por todo lo malo que hiciste. Empieza de nuevo, confía en Él con todo tu corazón, ya no dependas de tu propio entendimiento, busca su voluntad en todo lo que hagas, aléjate del mal y Él te mostrará qué camino tomar. (Proverbios 3:5-7) Recuerda que Dios tiene buenos planes para ti (Jeremías 29:11) y es el único que tiene el poder para hacer que todo obre para bien en tu vida (Romanos 8:28). Ya no sigas perdiendo más tiempo, regresa a los brazos de nuestro Padre Celestial que nunca dejó de amarte (Jeremías 31:3) y nunca se olvidó de ti. (Isaías 49:15b)

En esto consiste el Amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados. 1 Juan 4:10 (NVI)

Brisna Bustamante S.

Bolivia

www.mamasqueoran.com

Publicado en La Paternidad de Dios | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Paternidad de Dios: Un papá que me ve, por Marina Padula

Un Papá que me ve.

Cuando fuimos niños reclamábamos la atención de nuestros padres todo el tiempo. Buscábamos, de algún modo, ser aprobados en todo lo que hacíamos. Mostrábamos nuestros dibujos, inventos, juegos, piruetas, etc. Qué nuestros padres nos concedan esa atención era vital para nuestro desarrollo y crecimiento. 

En Génesis 16 está escrita la historia de Agar. Este capítulo nos cuenta que ella era sierva de Sarai, esposa de Abram. Sarai no podía tener hijos y se le ocurrió que Agar tenga uno con su esposo, Abram. Ese niño iba a ser como un hijo para ella. Agar quedó embarazada pero cuando Sarai se enteró, comenzó a tratarla con desprecio (vs4). 

Agar no pudo tolerar más la situación y huyó de la casa de su ama. Pero en el versículo 7 dice… “El ángel del Señor encontró a Agar”. 

A partir de ese memento Agar se sintió que Dios la veía, y no solo eso, sino que él ángel le confirma que Dios la escuchaba. Tan importante fue para ella que en el versúculo 13 dice: “A partir de entonces, Agar utilizó otro nombre para referirse al Señor, quien le había hablado. Ella dijo: «Tú eres el Dios que me ve»…”

Que importante es saber que tenemos un Papá en el cielo que nos está viendo, que sabe donde encontrarnos, que nos encuentra, que nos escucha, que se interesa, que se ocupa. 

Algunos tenemos padres que estuvieron presentes, otros no tanto. Padres que nos prestaron más o menos atención. Pero no hay excusas cuando tenemos al mejor Papá de todos, que está esperando que le contemos nuestras cosas y que está dispuesto a darnos TODA la atención que necesitemos. 

Si no conoces a este Papá tan maravilloso, quiero decirte que Él quiere adoptarte como hijo. Él nos amó tanto que mandó a su único hijo a que muera por nosotros, porque era la única manera de salvarnos de nuestros pecados, esas cosas malas que hacemos. Dios está esperando que puedas acercarte a él, con tus dudas, tus miedos, y que lo invites a ser tu Papá. 

por Marina Padula

www.mamasqueoran.com

Publicado en La Paternidad de Dios | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario