Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 4 por la Lic. Lourdes Villarroel

ale

25 La mujer le dijo: —Yo sé que va a venir el Mesías, a quien también llamamos el Cristo. Cuando él venga, nos explicará todas las cosas. 26 Jesús le dijo: —Yo soy el Mesías. Yo soy, el que habla contigo. 27 En ese momento llegaron los discípulos de Jesús, y se extrañaron de ver que hablaba con una mujer. Pero ninguno se atrevió a preguntarle qué quería, o de qué conversaba con ella. 28 La mujer dejó su cántaro, se fue al pueblo y le dijo a la gente: 29 «Vengan a ver a un hombre que sabe todo lo que he hecho en la vida. ¡Podría ser el Mesías!» 30 Entonces la gente salió del pueblo y fue a buscar a Jesús. 31 Mientras esto sucedía, los discípulos le rogaban a Jesús: —Maestro, por favor, come algo. 32 Pero él les dijo: —Yo tengo una comida que ustedes no conocen. 33 Los discípulos se preguntaban: «¿Será que alguien le trajo comida?» 34 Pero Jesús les dijo: «Mi comida es obedecer a Dios, y completar el trabajo que él me envió a hacer. 35 »Después de sembrar el trigo, ustedes dicen: “Dentro de cuatro meses recogeremos la cosecha.” Fíjense … Sigue leyendo

Leer más »

Deja un comentario

Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 4 por la Lic. Lourdes Villarroel

ale

20 Desde hace mucho tiempo mis antepasados han adorado a Dios en este cerro, pero ustedes los judíos dicen que se debe adorar a Dios en Jerusalén. 21 Jesús le contestó: —Créeme, mujer, pronto llegará el tiempo cuando, para adorar a Dios, nadie tendrá que venir a este cerro ni ir a Jerusalén. 22 Ustedes los samaritanos no saben a quién adoran. Pero nosotros los judíos sí sabemos a quién adoramos. Porque el salvador saldrá de los judíos. 23-24 Dios es espíritu, y los que lo adoran, para que lo adoren como se debe, tienen que ser guiados por el Espíritu. Se acerca el tiempo en que los que adoran a Dios el Padre lo harán como se debe, guiados por el Espíritu, porque así es como el Padre quiere ser adorado. ¡Y ese tiempo ya ha llegado! 21 Jesús le contestó: —Créeme, mujer, pronto llegará el tiempo cuando, para adorar a Dios, nadie tendrá que venir a este cerro ni ir a Jerusalén. Antiguamente había una discusión de donde debían adorar a Dios, en nuestros tiempos también hay esa discusión aunque ya  no es tan pronunciado como antes. Pero Jesús nos dio la libertad de adorar a Dios donde … Sigue leyendo

Leer más »

Deja un comentario

Compartiendo en familia, hoy Seguimos con Juan capitulo 4 por la Lic. Lourdes Villarroel

ale

15 Entonces la mujer le dijo: —Señor, déme usted de esa agua, para que yo no vuelva a tener sed, ni tenga que venir aquí a sacarla. 16 Jesús le dijo: —Ve a llamar a tu esposo y regresa aquí con él. 17 —No tengo esposo —respondió la mujer. Jesús le dijo: —Es cierto, 18 porque has tenido cinco, y el hombre con el que ahora vives no es tu esposo. 19 Al oír esto, la mujer le dijo: —Señor, me parece que usted es un profeta. ¿Habra algo que podamos esconderle a Dios? Hay cosas que no queremos que nadie más sepa por que nos avergüenza o por algún otro motivo, pero a Dios no podemos esconderle nada. Él nos conoce desde el vientre de nuestra madre. Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué Jeremias 1:5 a Dios conoce nuestros pensamientos, nuestras actitudes, a Él no podemos esconderle nada, la mujer samaritana quiso esconder su pasado pero no pudo por que Jesús ya la conocia. De igual forma si nosotros queremos esconderle algo, no podremos porque quedaremos al descubierto de su gran obniciencia. Así que antes de querer esconder a Dios … Sigue leyendo

Leer más »

Deja un comentario