Ruth, una mujer sumisa? por Alejandra Zangaro – www.mamasqueoran.com (Parte 5 de 5)

aleHemos compartido juntas la historia de amor entre Booz y Ruth, entre Noemí y Ruth, entre Noemí y Obed. Diferentes tipos de amor, pero amores que nos marcan la vida.

Dicen algunos comentaristas que el libro de Ruth está ubicado estratégicamente en el canon bíblico:

-después del libro de los Jueces, recordá que el primer capítulo nos menciona que esta historia ocurre durante ese periodo del pueblo de Israel.

-antes de los libros de Samuel, que hablaran de los primeros reyes de Israel, Saúl y David, descendiente directo de Obed, el hijo de Ruth y Booz.

Como decían algunos comentaristas, el libro no habla del pueblo de Israel como Nación, ni de los reyes, ni de los sacerdotes, ni de leyes, ni de estrategias militares ni nacionales, sino que relata la historia de una familia, una familia como puede ser la tuya y la mía. Una familia a la cual Dios bendice.

Si pienso en Noemí, como le cambio la vida … de una mujer viuda y SIN NADA, extranjera en tierra ajena y SIN NADA, DECIDE regresar a su tierra, a la tierra del Dios de Israel. Una mujer de Dios que DECIDE & ACTUA EN CONSECUENCIA. Se podía haber quedado en Moab, ‘pobrecita de mí’ y uno puede comprenderla, pero no, ella sabe que sabe que su lugar es en Belen, tierra de Israel, del pueblo de Dios. Ya había perdido a su esposo y sus dos hijos, una nuera se vuelve al tiempo, y solo queda ella con su “hija” Ruth. Imagínate como seria el camino, inseguridad, necesidades de todo tipo pero firmes llegan al destino. Todo se desencadena de una forma NO PLANEADA humanamente sino para recordarnos que Dios conoce nuestros tiempos. Hacía falta que Noemí regrese a Belen para que el plan de bendición para ella y su familia se cumpla.  Qué te pide Dios que hagas? Qué te pide Dios que dejes? Avanza en fe y recuerda a la viuda y desamparada que acuno en sus brazos al abuelito del rey David. Lo que Dios te está pidiendo, no solo te afecta a vos sino a tu descendencia, anímate a creer !!! UNA VIDA TRANSFORMADA POR EL AMOR DE DIOS :)

Si pensamos en Ruth, se casó con un extranjero y queda viuda joven, pero fue tal el amor que recibió de su suegra y tan fuerte la revelación del Dios de Israel, que decide dejar a su familia y su tierra para salir a una tierra desconocida para ella. Una mujer viuda, sin ningún tipo de reconocimiento económico ni social, para a ser una ‘hija’ para Noemí, una mujer de buen testimonio en la ciudad de Belen, una ‘esposa’ amada por Booz, y finalmente mamá de Obed, quien sin ella saberlo llegaría a ser el abuelito del rey David. UNA VIDA TRANSFORMADA POR EL AMOR DE DIOS :)

Bajo la visión de Booz, de un hombre solo, prospero sin lugar a dudas, Dios mismo le trae a su campo a una mujer virtuosa para que sea su esposa y la mamá de su hijo. Un hombre íntegro, que no buscó atajos sino que siguió fielmente el protocolo correcto para hacer las cosas como es debido. Un hombre De Dios que entró en la genealogía del rey David y de Jesucristo, el Rey de Reyes.UNA VIDA TRANSFORMADA POR EL AMOR DE DIOS :) Es mi oración que esta serie de MAMAS QUE ORAN sobre el libro de Ruth haya sido de bendición para vos como lo fue para mí, que Dios se manifieste glorioso y puedas acunar en tus brazos ese sueño que parecía imposible. Recuerda que el Señor te ama muchísimo, como amor eterno …

Levántate y emprende el camino hacia tu bendición !!!  Dijo Jesus: “YO SOY EL CAMINO”. Busca primeramente el reino De Dios y todas las cosas serán añadidas.

Nos vemos en Belén !!!

Pra. Lic. Alejandra Zangaro 

www.mamasqueoran.com

mamas@cvclavoz.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Ruth, una mujer sumisa? por Alejandra Zangaro – www.mamasqueoran.com (Parte 5 de 5)

  1. Ruth del Carmen Atiz dijo:

    Buenos días..tengo una pregunta mi pareja se fue de mi vida ,antes llamaba y ahora ni eso hace ,oro insistentemente y las lágrimas hacen presa de mi..cómo enfocó mi oración o como un tercero por está situación…el se llama Jorge Eliécer Ortega coral.

Deja un comentario